04/06/2021

04 de junio | Día de la Vinculación Tecnológica

4j2021-articulo.jpg
Este 4 de junio, la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) celebra el Día de la Vinculación Tecnológica, en conmemoración del natalicio del destacado físico y tecnólogo argentino Jorge Sábato.

El concepto de Vinculación tecnológica surge con el objetivo de destacar la relación existente entre tecnología y sociedad, producida primero con la unión entre universidad e investigación y luego por la unión entre investigación e industria.

Hablar de vinculación es hablar de transferencia de tecnología, generar aplicaciones de la ciencia para mejorar la vida de las personas, para proteger la salud de la población, generar riqueza y facilitar que la política pueda desarrollar mejor sus tareas, para que de esta manera logremos alcanzar mayores grados de desarrollo independiente.

Vincular significa crear puentes entre quienes tienen finalidades semejantes, y la tecnología constituye una herramienta fundamental para el desarrollo nacional.
 
Instituciones como la nuestra deben colaborar en satisfacer la necesidad que tenemos de hacer transferencia tecnológica para relacionar mejor el sistema productivo y el sistema científico con nuestra sociedad, con nuestras empresas y con el gobierno, para que las tecnologías puedan ser desarrolladas localmente en pos de alcanzar un desarrollo sostenido e inclusivo para la población.
Desde 2019, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) declaró al 4 de junio como Día de la Vinculación Tecnológica en conmemoración al nacimiento de Jorge Alberto Sábato (1924-1983), físico y tecnólogo argentino de formación autodidacta, especializado en metalurgia, docente y analista dedicado a los problemas del desarrollo tecnológico.
Fue el principal referente del Plan Nuclear Argentino. Se sumó en 1953 a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y en 1968 creó el Curso Panamericano de Metalurgia que desde entonces, reúne a científicos y científicas de todo el mundo, hoy bajo el nombre de “Instituto Tecnológico Jorge Sabato”.
Entre sus aportes teóricos, se destaca la formulación del actualmente conocido como “triángulo de Sábato”, que postula como condición de desarrollo socio-económico la necesidad de coordinar las actividades de tres sectores clave: “el gobierno, la ciencia-tecnología y la estructura productiva”.