Ing. Daniel Ambort: “Los resultados son positivos y debemos aumentar nuestro esfuerzo para mantenerlos y mejorarlos”

26/05/2019
ambort-0.jpg

Por primera vez, un grupo de tres estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN)- Facultad Regional Santa Fe (FRSF) participó de la Final Mundial de Programación por Equipos ICPC (International Colegiate Programming Contest), alcanzando el puesto 114, en el encuentro que se realizó en la Universidad de Porto, en Portugal, del 31 marzo al 5 de abril de 2019.

El equipo NewUtnTeam, de los estudiantes de la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información de la UTN Regional Santa Fe compuesto por Eric Jonatan Maximiliano Kiener (28 años), Matías José Ramos (30 años) y Luís Santiago Ré (22 años), estuvo acompañado por su coach el Ing. Daniel Ambort quien los entrenó para dicho certamen, quienes se convirtieron en el Primer Equipo de la UTN en llegar a la final de la competencia internacional de Programación.

El equipo argentino de UTN Santa Fe había clasificado para la final mundial el pasado 3 de diciembre de 2018, y desde el año 2008, la FRSF compite en la instancia regional sudamericanas que se desarrollan en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

Cabe mencionar, que la Competencia de Programación Internacional para estudiantes universitarios es un certamen de programación algorítmica por equipos a nivel mundial y en el cual los participantes representan a su universidad y trabajan durante 5 horas para resolver entre 8 y 13 problemas del mundo real de informática e ingeniería.

El ICPC es el principal concurso mundial de programación realizado por y para las universidades del mundo. El concurso fomenta la creatividad, el trabajo en equipo y la innovación en la creación de nuevos programas de software, y permite a los estudiantes probar su capacidad para desempeñarse bajo presión. Año tras año, participan de las instancias previas de ICPC alrededor de 50.000 alumnos de 111 países de más 3.000 universidades. ICPC es el certamen de programación más antiguo, grande y prestigioso del mundo.

ambort-1.jpg

En esta edición, la Argentina, logró clasificar 4 equipos entre la Universidad Nacional de Rosario (UNR), la UBA, la Universidad Nacional de Córdoba (UNC) y la UTN Santa Fe.

En este marco, la Secretaría de Relaciones Internacionales (S.RRII) del Rectorado de la UTN se contactó con el coach del equipo de UTN FRSF, el Ing. Daniel Ambort, Profesor Titular de Algoritmos y Estructuras de Datos, quien dialogó sobre la 43° edición de la Competencia de Programación ICPC.

 

-¿Qué opinión tiene sobre la competencia de Programación por Equipos ICPC?

La competencia ICPC es la más antigua, representativa y grande a nivel mundial entre las competencias de programación. Hay muchas y en formatos muy diferentes; en la ICPC se participa en equipos de 3 alumnos con una computadora por equipo, y esta característica es importante para el perfil de alumnos que queremos en la carrera de Ingeniería en Sistemas de Información.

La competencia es un elemento motivador para los alumnos, en el aprendizaje de técnicas de programación avanzada, que en buena parte no son tratadas en las materias de la currícula obligatoria de la carrera.

La competencia tiene un entorno de auspiciantes en su mayoría del área de IT y desarrollo de software, que se acercan al evento para establecer contacto temprano con los estudiantes que en el futuro les interesa “reclutar” para sus empresas, y esta también es una motivación fuerte para los alumnos.

-¿Desde qué año como coach acompaña a los estudiantes de UTN a este certamen?

En el año 2008 fue la primera vez que viajamos a la instancia regional de la competencia ICPC con dos equipos de alumnos de la UTN Santa Fe. En esa primera participación los alumnos estaban cursando el último año de carrera y fue un gran aprendizaje para todos.

Image

-¿Para qué otros concursos también los entrena?

En la UTN Santa Fe los alumnos de Ingeniería en Sistemas tienen todos los años la posibilidad de participar de nuestra competencia de programación que se llama TecnoMate (www.tecnomate.xyz), en la cual participan muchas Facultades Regionales de la UTN y otras universidades generalmente en el mes de octubre. Este certamen lo organizamos desde hace varios años y tiene un formato similar a la modalidad ICPC, con problemas de nivel más accesible, según el año que están cursando los alumnos. Intentamos motivar a los alumnos que muestran un perfil más competitivo y de gusto por la algoritmia, y contamos además con un Taller de Programación en C++, donde participan con una modalidad de aprendizaje basada en resolución de problemas de competencias y trabajo colaborativo.

Algunos alumnos luego participan por iniciativa propia de diferentes competencias como ser la Google Code Jam, la IEEExtreme, concursos en CodeChef y TopCoder, etc.

-¿De qué manera cree usted que estos certámenes favorecen a los estudiantes de ingeniaría?

Los concursos favorecen a los estudiantes porque ponen énfasis y facilitan el desarrollo de habilidades y actitudes deseables en los futuros profesionales: conocimiento de técnicas avanzadas de programación, trabajo en equipo, solución de problemas con restricciones de tiempo y bajo presión, inquietud por conocer problemas y soluciones no abordadas en la universidad, capacitación y actualización permanente, deseo de compartir los conocimientos con alumnos que están empezando, etc.

¿Qué opina de los resultados obtenidos por el equipo argentino en ICPC World Finals 2019?

Los equipos argentinos obtuvieron resultados esperables de acuerdo al desempeño de los últimos años. El mejor equipo argentino fue el compuesto por la Universidad Nacional de Córdoba – FAMAF, que quedó en el puesto 44, sobre 135 equipos. Esto muestra que estamos un escalón grande, debajo de los países más reconocidos en programación competitiva como lo son Rusia, China, Polonia, Estados Unidos,

Japón, Taiwan. Es destacable que el equipo cordobés salió Campeón Latinoamericano, y que históricamente Argentina es el país que más veces consiguió este título, superando incluso a Brasil.

El equipo de UTN Santa Fe, quedó en el puesto 114° lo que es meritorio para un equipo que participa por primera vez en la Final Mundial.

Los resultados son positivos y debemos aumentar nuestro esfuerzo para mantenerlos y mejorarlos.

Image
Eric Jonatan Maximiliano Kiener “Nuestra participación en la Final Mundial de la ICPC y ya por el solo hecho de haber llegado a estar entre los 135 equipos finalistas considero que fue una experiencia fantástica y enriquecedora ya que más allá de que fuimos a competir, pudimos conocer, compartir y relacionarnos con personas de todo el mundo como así también aprender sobre otras culturas y lugares. Y lo que más destaco de esta experiencia es el crecimiento y aprendizaje que obtuvimos como equipo ya que creo que es lo fundamental dentro de este tipo de competencias, es decir, el saber compartir y trabajar como equipo marca una gran diferencia porque de una manera u otra todos colaboramos al mismo objetivo y de esta manera conociéndonos y sabiendo de nuestras capacidades podemos encontrar la mejor forma de encarar la resolución de problemas. Este crecimiento no se dio de un día para el otro, fue un largo proceso que inicio en el 2017, cuando me uní al equipo que estaban armando Luís Santiago Ré y Matías José Ramos, y que eventualmente nos llevó a la final en Porto, hecho por el cual pienso que lo más importante dentro de esta experiencia fue nuestra evolución y crecimiento como equipo. Finalmente quiero resaltar que este tipo de competencia, son de vital importancia para nuestra formación académica ya que la misma no solo nos enseña el valor del trabajo en equipo sino que también de una forma u otra nos obliga a estar constantemente aprendiendo cosas nuevas, algo fundamental en una carrera como lo es la ingeniería en Sistemas de Información, por lo cual pienso que se le debería dar más difusión para tratar de incentivar más a los estudiantes a participar de este tipo de actividades ya que al fin y al cabo en el futuro puede ser el incentivo que buscan las empresas al momento de contratar personal”, subrayó Kiener, de 4° de Ingeniería en Sistemas de Información

Luís Santiago Ré “Estuvimos en la final de la competencia más importante del mundo a nivel universitario. Más de 50.000 estudiantes de todo el mundo participaron para clasificar a esta final y solo 405 tuvimos la suerte de llegar. Para poder clasificar venimos trabajando duro desde hace un poco menos de 3 años, juntándonos semanalmente a simular competencias, participando cada uno de competencias individuales online y asistiendo a "training camps", que son una especie de curso intensivo de 2 semanas (8 hs. por día, entre 5 y 6 días a la semana) orientado a las competencias. Fuimos a 2 training camps en Buenos Aires en los años 2017 y 2018, y después de clasificar a la final nos invitaron a uno en Brasil, al cual asistimos en enero pasado. La competencia en si es un evento muy lindo, al que me gustaría asistir todos los años por todo lo que significa y la importancia que tiene. Tuvimos la suerte de conocer y compartir durante una semana con gente de todo el mundo, que es muy buena en esto de lo programación. Estoy muy convencido de que todo esto aportó muchísimo a mi formación. Por un lado, la clasificación fue una recompensa al esfuerzo y la perseverancia de varios años, enseñándome que uno de los factores más importantes para lograr lo que uno se propone es trabajar duro y no rendirse ante los obstáculos que puedan aparecer en el camino. Por otro lado, en lo que respecta a lo técnico yo creo que todo esto mejoró mi forma de pensar y analizar todo tipo de problemas, además de que adquirí conocimiento sobre muchas cosas que uno no aprende en la Facultad. En particular, muchas cosas relacionadas a

algoritmos y estructuras de datos muy eficientes y útiles en un muy amplio espectro de situaciones y problemas. Para cerrar, creo que una de las más claras evidencias de la importancia que tiene el evento es el hecho de que después del mundial conseguí una entrevista con Google (antes de la clasificación ya había intentado y me habían dicho que no)”, explicó Ré, estudiante de 5° año de ingeniería en Sistemas de Información.

Matías José Ramos “Toda esta experiencia desde noviembre del año pasado cuando nos enteramos que clasificamos a la final mundial fue totalmente inolvidable. Tanto por el entrenamiento que hicimos en Brasil en enero, como por la cantidad de personas que pudimos conocer de diferentes países que están involucrados en la Programación Competitiva. La Final Mundial se realizó durante 5 días de actividades, donde el epicentro de todo fue esas 5 horas de competencia. Para nosotros fue algo completamente emocionante estar dentro de una competencia que normalmente solo veíamos por streaming. Siempre supimos que el hecho de clasificar, de ser el primer equipo UTN en clasificar a una World Final, era un resultado exitoso por si mismo. El día de la competencia estábamos un poco nerviosos, sabíamos que nuestras expectativas no eran altas, pero había un temor de no poder resolver ningún problema. Por suerte, empezada la competencia, pudimos realizar el primer problema en un buen tiempo, ya que fuimos el primer equipo argentino en resolver un problema. Pero luego nos trabamos con el segundo problema que encaramos. Pudimos realizar uno problema correctamente. Pero ese segundo problema nos complicó el resto de la competencia. No terminamos mal posicionados entre los equipos latinoamericanos, pero creemos que toda la experiencia, puede sumar a nosotros mismos o a otros equipos que preparemos. Creemos que transmitir toda nuestra experiencia ayudaría que próximos equipos sepan de primera mano a que se van a enfrentar al momento de clasificar a las World Finals Este tipo de competencias agrega conocimientos y experiencia sobre optimización de algoritmos, programación dinámica y conocimiento sobre estructuras de datos que no entran en los temarios de las materias normales de programación. Creo que favorece de manera enorme a nuestra formación. Muchos de los competidores terminan trabajando en grandes empresas como Google, Facebook y Amazon o realizando pasantías en las mismas, lo que ayuda en la carrera profesional a futuro”, remarcó Ramos, quien cursa el 4° año de Ingeniería en Sistemas de Información.
Esta nota encontrala también en UTN MUNDO 2019
UTN Rectorado Noticias Secretaría Académica Formación docente
Escrito por Lic. Verónica Bravo | UTN REC Comunicación y Prensa Institucional